Chenchén, una riqueza sureña

Por Monserrat Soto

La gastronomía es parte fundamental de las culturas de los pueblos. Nuestro país consta con una diversidad culinaria exquisita. Los pueblos del interior del país exhiben platos muy propios. El chenchén elaborado con el grano de maíz triturado en pilón o en molino, cocido en leche de coco, condimentado con especias y abundante fuego arriba y debajo del caldero, constituye un sello de identificación alimenticia en la provincia de San Juan de la Maguana.

Este manjar es elaborado y consumido tanto en zona rurales como urbanas. Su amplio consumo se debe al abundante cultivo de maíz en el Valle de San Juan, como elemento principal en su dieta. El maíz se ingiere verde asado, sancochado, en majarete, y ya seco, en harina, chacá y chenchén.

En el sur de la República Dominicana las mazorcas de maíz secas, se almacenan en áreas especiales y son un alivio a un momento de dificultad alimentaría. Los granos del cereal colgado en mazorcas secas al aire libre se conservan dura años sin dañarse.

El chenchén es un plato delicioso, se acompaña preferiblemente con de carne de chivo guisada, para que quede algo de salsa en el caldero. Se prepara tanto con sal como azucarado, conocido como el chenchén dulce y también se elabora moro de chenchén.

Este sustento de la gastronomía sanjuanera se condimenta de diferentes formas, con manteca de cerdo, con leche de coco o con leche de vaca. Inicialmente se consumía como una pasta algo sólida, pero hoy se sirve más caldoso, especialmente en los restaurantes locales. La riqueza del Chenchén está en saborear el concón del fondo y de arriba cubierto con la salsa del chivo guisado.

Su forma de cocción le aporta una costra en la parte superior que es tan apreciada como el concón por los habitantes de San Juan de la Maguana, Azua, Pedernales, Barahona y Elías Piña, donde principalmente se consume.

Foto y receta: Super Pola

Productos1 Serving
 3 tazas de maíz craqueado.
 3 cucharadas aceite de oliva.
 4 tazas caldo de vegetales.
 2 tazas de leche.
 Sal al gusto.
 ½ lb queso tipo holandés cortado en cubitos.
Preparación:
1

Remojar el maíz unas dos horas y colar. En una olla calentar el aceite y sofreír el maíz moviendo para que no se queme, hasta dorar. Luego, agregamos el caldo de vegetales hasta cubrir y cocinar a fuego medio hasta consumir todo el líquido. Después añadir la leche y la sal, y cuando esté casi seco agregar el queso. Dejar reposar por unos minutos y servir.

Ingredientes

 3 tazas de maíz craqueado.
 3 cucharadas aceite de oliva.
 4 tazas caldo de vegetales.
 2 tazas de leche.
 Sal al gusto.
 ½ lb queso tipo holandés cortado en cubitos.

Instrucciones

Preparación:
1

Remojar el maíz unas dos horas y colar. En una olla calentar el aceite y sofreír el maíz moviendo para que no se queme, hasta dorar. Luego, agregamos el caldo de vegetales hasta cubrir y cocinar a fuego medio hasta consumir todo el líquido. Después añadir la leche y la sal, y cuando esté casi seco agregar el queso. Dejar reposar por unos minutos y servir.

Chenchén, una riqueza sureña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba